Jueves18 de Diciembre, 201409:12
Seis años de cárcel a la asesina de un coronel de la policía
La sentenciada pidió al tribunal de jueces que le otorguen la absolución y ratificó su inocencia, y que la responsable del crimen es su madre.
Sábado,  18 de Agosto, 2012   12:10

El Tribunal de Sentencia Segundo determinó ayer que Fabiola Betancour es la autora del asesinato de su esposo, el coronel de Policía Rómulo Vargas, y la sentenció a seis años de cárcel. El crimen ocurrió hace cinco años y ocho meses en La Paz. Se estableció que el jefe policial falleció por impacto de tres balas por la espalda mientras dormía..

Un juez técnico y dos jueces ciudadanos escucharon a la acusada y los querellantes en la audiencia que se desarrolló en el Tribunal de Sentencia Segundo, donde Fabiola Betancourt reiteró su inocencia y solicitó su absolución, ante el pedido de justicia de los familiares del desaparecido coronel Vargas.

Rómulo Vargas, de 52 años, murió en diciembre de 2006 con tres tiros en la espalda en su domicilio de Sopocachi, que, se probó, disparó Betancourt. El fiscal Eduardo Morales afirmó que la mujer fue acusada por la Fiscalía tras ser sometida a una prueba de balística que encontró restos de pólvora en sus manos, lo que fue negado por la sentenciada.

El representante del Ministerio Público sostuvo que “al menos un disparo se realizó muy cerca de la víctima, que dormía a las 08.00” de ese fatídico día.

La viuda ratificó que fue su madre, Lidia Cejas, de 80 años, quien cometió el delito aparentemente para terminar una crisis familiar que surgió cuando el uniformado confesó que era infiel a su esposa. Betancourt, de pie y con lágrimas en los ojos, dijo a los jueces que “amaba a mi esposo.

Ese día, escuché el primer impacto, que fue fuerte, después los otros dos. Lo primero que hice fue gritar y la empleada llegó antes que mis hijos”. Betancourt declaró que tanto amó a su esposo que actualmente paga una deuda de 200.000 bolivianos que contrajo éste por incurrir en malos manejos administrativos durante el ejercicio de sus funciones.

Wilfredo Vargas, hermano de la víctima, expresó su malestar por la sentencia dictada por el juez Bernardo Soria, pese a las evidencias colectadas en las investigaciones que se realizaron durante los cinco años y ocho meses que duró el proceso. “Mi hermano recibió tres disparos en la espalda y no fue por emoción violenta”. A su turno, Daniel Enríquez Tordoya, abogado de la familia Vargas, dijo que se distorsionó la tipificación del delito de asesinato a homicidio por emoción violenta, que no se ajusta al hecho.

Fuente: La Prensa

Google Publicidad

© elSistema.info 2010 no es responsable por lo publicado por usuarios o terceros | Todos los derechos reservados Este material no puede ser publicado, reescrito, redistribuido y/o reenviado sin la previa autorización de elSistema.info - Santa Cruz de la Sierra (Bolivia)