Martes23de Septiembre, 201404:09
Empresario expulsado de Bolivia es el séptimo hombre más rico del mundo
Eike Batista Fuhrken, presidente de la empresa EBX tien una fortuna de 22.847 millones de euros. Su compañía fue echada por el Gobierno de Evo Morales.
Jueves,  26 de Abril, 2012   09:58

Un giro trascendental ha dado la vida Eike Batista Fuhrken. Su nombre es familiar en Bolivia, ya que hace unos cinco años atrás, él y su empresa EBX fueron echados del país, por supuestos actos de corrupción en la concesión para la explotación del Yacimiento de hierro el Mutún ubicado en la zona fronteriza con Brasil y la negativa del Gobierno de conceder una licencia para obtener el combustible de carbón vegetal para alimentar a los hornos, construidos por su empresa para implementar una siderurgia, que iban ser extraídos desde el pantanal boliviano.

Dicha infraestructura actualmente se encuentra abandonada en áreas de Puerto Suárez

Desde entonces ni los más escépticos creerían que aquel, entonces desconocido empresario en Bolivia, se convertiría hoy por hoy en el séptimo hombre más rico del mundo.

Según el portal eleconomista.es, "dentro de tres o cuatro años" el brasileño Eike Batista Fuhrken se convertirá en el hombre más rico del mundo, desbancando al mexicano Carlos Slim. Hoy, aún ocupa la séptima plaza en este ranking, según Forbes.

La fortuna que amasa el empresario se deben en gran medida a la progresión de OGX, la compañía de exploración que fundó en 2007 y que desde entonces le ha generado dos tercios de su riqueza, estimada en 22.847 millones de euros, según explica El País en un artículo.

Sin embargo, Batista Fuhrken, aún siendo un hombre hecho a sí mismo, no es un nuevo rico, sino alguien que siendo muy joven comenzó una espectacular ascensión en el mundo empresarial: a los 18 años comenzó a vender seguros puerta a puerta para poco después ejercer de intermediario entre mineros de la Amazonia e importadores de diamantes de Amberes.

A los 21 años fundó su propia compañía de compra-venta de oro, que en 18 meses le generó beneficios de seis millones de dólares. Después compró la primera de las ocho minas que posee. Con el tiempo pudo levantar el imperio EBX, grupo formado por cinco compañías de logística, construcción, energía, minería industria naval, entretenimiento y gas y petróleo, que por paradojas del destino fue echada de Bolivia.

El empresario ya anunció que a partir de 2015 ganará anualmente 7.600 millones de euros. Cuestión de tiempo. Seguro desde palacio quemado, se deben estar rasgando las vestiduras. /Ernesto Estremadoiro/Internet 

© elSistema.info 2010 no es responsable por lo publicado por usuarios o terceros | Todos los derechos reservados Este material no puede ser publicado, reescrito, redistribuido y/o reenviado sin la previa autorización de elSistema.info - Santa Cruz de la Sierra (Bolivia)